Home » Información Linfomas no Hodgkin

Información Linfomas no Hodgkin

El linfoma no Hodgkin en adultos es una afección por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El sistema linfático es parte del sistema inmunitario y está compuesto por:

Linfa: líquido incoloro, acuoso que recorre el sistema linfático y transporta glóbulos blancos denominados linfocitos. Los linfocitos protegen el cuerpo contra infecciones y el crecimiento de tumores.

Vasos linfáticos: red de conductos delgados que recogen linfa de diferentes partes del cuerpo y la regresan al torrente sanguíneo.

Ganglios linfáticos: estructuras pequeñas con forma de un grano grande que filtran la linfa y almacenan los glóbulos blancos que ayudan a proteger contra infecciones y enfermedades. Los ganglios linfáticos se encuentran a lo largo de la red de vasos linfáticos que se encuentran en todo el cuerpo y son el lugar donde hay mayor cantidad de linfocitos. Grupos de ganglios linfáticos se sitúan en la axila, la pelvis, el cuello, el abdomen y la ingle.

Bazo: órgano que fabrica linfocitos, filtra la sangre, almacena células y destruye glóbulos viejos. Está en el lado izquierdo del abdomen, cerca del estómago.

Timo: órgano en el cual crecen y se multiplican los linfocitos. El timo está ubicado en el pecho detrás del esternón.

Amígdalas: dos masas pequeñas de tejido linfático en la parte detrás de la garganta. Las amígdalas fabrican linfocitos.

Médula ósea: tejido blando, esponjoso en el centro de huesos grandes. La médula ósea fabrica glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.


Dado que el tejido linfático se encuentra en todo el cuerpo, el linfoma no Hodgkin en adultos puede comenzar en prácticamente cualquier parte del cuerpo, aunque en la enorme mayoría de los casos es en los ganglios (por ser el lugar donde hay más cantidad de linfocitos). El cáncer se puede diseminar al bazo, hígado y a muchos órganos y tejidos.

El linfoma no Hodgkin en mujeres embarazadas es la misma enfermedad que la de mujeres no embarazadas en edad de procrear. Sin embargo, el tratamiento es distinto para las mujeres embarazadas. El linfoma no Hodgkin ocurre tanto en adultos como en niños. No obstante, el tratamiento para los niños es diferente del tratamiento para los adultos.

La edad, el sexo y un sistema inmunitario debilitado pueden afectar el riesgo de linfoma no Hodgkin en la vida adulta.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener un factor de riesgo, no significa que no se va a padecer de cáncer. Se debe consultar con el médico si se piensa que se tiene riesgo. Los factores de riesgo para el linfoma no Hodgkin en adultos incluyen los siguientes:

Tener edad avanzada, ser varón o de raza blanca.

Presentar una de las siguientes afecciones:
 

1. Un trastorno inmunológico heredado (por ejemplo, hipogammaglobulinemia o síndrome de Wiskott-Aldrich).

2. Una enfermedad autoinmunitaria (por ejemplo, artritis reumatoide, soriasis, o el síndrome de Sjögren).

VIH /SIDA.

3. Virus linfotrópico T humano tipo I o virus de Epstein-Barr.

4. Antecedentes de infección por Helicobacter pylori.
 

Tomar medicamentos inmunodepresores después de un trasplante de órganos.

Estar expuesto a ciertos plaguicidas.

Alimentación con alto contenido de carnes y grasas.

Tratamiento anterior por linfoma de Hodgkin.


Entre los signos y síntomas del linfoma no Hodgkin en adultos se incluyen fiebre, sudores, pérdida de peso y fatiga. El linfoma no Hodgkin en adultos u otras afecciones pueden ocasionar estos y otros signos y síntomas. Consulte con su médico si presenta cualquiera de lo siguiente:

Hinchazón sin dolor en los ganglios linfáticos del cuello, la axila, la ingle o el estómago.

Fiebre sin razón aparente.

Sudores nocturnos abundantes.

Sentirse muy cansado.

Pérdida de peso sin razón aparente.

Erupción cutánea o picazón en la piel.

Dolor en el pecho, el abdomen o los huesos sin razón aparente.


Fuente:  NIH: Instituto Nacional del Cáncer

Por mayor información sobre este tratamiento consulte a su médico tratante.