Tratamiento del Virus de la Inmunodeficiencia Humana

Información VIH

Los medicamentos antirretrovirales, son fármacos que impiden la multiplicación del virus en el organismo. No matan al VIH —el virus causante del sida—, pero contribuyen a aumentar el tiempo y la calidad de vida, evitar que la enfermedad progrese, reducir la carga viral a niveles mínimos indetectables durante el mayor tiempo posible limitando el desarrollo de resistencias al virus, llevar al sistema inmunitario a sus estado normal y mantenerlo durante el mayor tiempo posible, evitar otras infecciones, minimizar la transmisión del VIH a otras personas.

El desarrollo acelerado de fármacos con capacidad de inhibir la replicación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ha logrado alterar la evolución natural de la infección. De esta manera y con el transcurso de los años una enfermedad que era considerada rápidamente mortal se ha transformado en una afección crónica.

El Tratamiento Antirretroviral Altamente Efectivo (TARV) incluye la asociación de tres o más fármacos antirretrovirales, especialmente de dos o más familias diferentes y ha demostrado ser el tratamiento más efectivo.

A pesar de ello una  de  las  principales  causas observadas de  fracaso  al  tratamiento antirretroviral  es la aparición de resistencias. Las resistencias se deben a mutaciones o cambios en el genoma viral que se traducen en una disminución de la sensibilidad del  VIH  a  uno  o  más  fármacos.

El VIH es ‘resistente’ a un fármaco cuando el virus continúa reproduciéndose mientras se toma el tratamiento antirretroviral a las dosis adecuadas, es decir, el fármaco es incapaz de conseguir que la carga viral descienda hasta niveles indetectables.

Normativa Tratamiento VIH

La cobertura financiera del Fondo Nacional de Recursos para el tratamiento antirretroviral de la infección por VIH en personas previamente expuestas a antirretrovirales e infectados con VIH que expresa resistencia, comprende el tratamiento con Darunavir, Raltegravir y Etravirina.

 

Riesgos del tratamiento propuesto con los medicamentos

La actividad de los antirretrovirales produce algunos efectos indeseados en el organismo del paciente. Como consecuencia de ello, pueden aparecer, a corto o medio plazo, lo que se denomina efectos secundarios. Sin embargo, la gran mayoría de las personas bajo tratamiento antirretroviral puede llevar una vida diaria normal

Riesgos y posibles complicaciones del tratamiento propuesto con ETRAVIRINE

Hipersensibilidad y enrojecimiento de la piel, aumento de la glucosa, alteraciones de los lípidos con incremento del colesterol, de los triglicérido y de la LDL  que puedan originar  redistribución de la grasa corporal (joroba de búfalo, aumento del perímetro abdominal, aspecto cushingoide),  náuseas.  Menos frecuentemente puede presentarse neuropatía periférica, diarrea, aumento de las enzimas hepáticas y de otras enzimas digestivas, alteraciones de la función renal con aumento de la creatininemia.

Riesgos y posibles complicaciones del tratamiento propuesto con RALTEGRAVIR

Incremento de las enzimas hepáticas en sangre. Menos frecuentemente puede presentarse insomnio, dolor de cabeza, mareos, fatiga, incremento de la glucosa en sangre, incremento de las enzimas lipasa y amilasa, nauseas, anormal conteo de neutrófilos, disminución de las plaquetas, aumento de la bilirrubina, aumento de la enzima creatin fosfoquinasa. 

Riesgos y posibles complicaciones del tratamiento propuesto con DARUNAVIR

Al igual que otros inhibidores de la proteasa pueden presentarse alteraciones en los lípidos (grasas) en la sangre que incluye el aumento del colesterol y de los triglicéridos elevados y pueden determinar  redistribución de la grasa corporal con aumento de la circunferencia abdominal,  joroba de búfalo, atrofia facial y aumento de los pechos. Estos agentes también causan  más frecuentemente aumento de la glucosa en la sangre, enrojecimiento de la piel por hipersensibilidad, náuseas, vómitos, diarrea. Menos frecuentemente se puede presentar, dolor de cabeza, fatiga, prurito, aumento de las enzimas amilasa y lipasa en sangre, diabetes, dolor abdominal, distensión abdominal, dispepsia, aumento de las enzimas hepáticas.