Tratamiento de Artritis Reumatoidea

Información de Artritis Reumatoidea

La artritis reumatoidea (AR) es una enfermedad sistémica autoinmune,  caracterizada por provocar inflamación crónica principalmente de las  articulaciones, que produce destrucción progresiva con distintos grados de  deformidad e incapacidad funcional. No es simplemente una enfermedad articular, puede presentarse con  compromiso extraarticular con afección de diversos órganos y sistemas, como ojos,  pulmones, pleura, corazón, pericardio, piel o vasos sanguíneos. Recientemente la  AR se ha asociado a aumento de la prevalencia de enfermedad arterial coronaria y  se considera factor de riesgo de mortalidad prematura.
 
Causas: la causa de la artritis reumatoidea (AR) se desconoce. Es una enfermedad autoinmunitaria, lo cual significa que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano.
La prevalencia se estima entre 0.5 y 1% de la población mundial, en nuestro medio no tenemos estudios locales; la afección es tres veces más frecuente en el  género femenino que en el masculino. La media de edad de aparición suele ocurrir  entre los 40 y 50 años de edad, aunque puede observarse a cualquier edad.  
 
La infección, los genes y las hormonas pueden estar vinculados a la enfermedad.

Síntomas: la artritis reumatoidea afecta generalmente las articulaciones en ambos lados del cuerpo por igual. Las muñecas, las rodillas, los dedos de las manos y los tobillos son los que resultan comprometidos con mayor frecuencia.

La enfermedad generalmente comienza de manera lenta, por lo general sólo con dolor articular leve, rigidez y fatiga.

Los síntomas articulares pueden abarcar: la rigidez matutina, que dura por más de una hora, es común. Las articulaciones pueden sentirse calientes, sensibles y rígidas cuando no se usan durante una hora.
El dolor articular a menudo se siente en la misma articulación en ambos lados del cuerpo. Con el tiempo, las articulaciones puede perder su rango de movimiento y pueden volverse deformes.

Otros síntomas abarcan:
- Dolor torácico al respirar (pleuresía).
- Ardor, prurito y secreción del ojo.
- Nódulos bajo la piel (generalmente un signo de una enfermedad más grave).
- Entumecimiento, hormigueo o ardor en las manos y los pies.
- Dificultades para dormir.

Es una enfermedad muy dolorosa e incapacitante,  determina disminución de la calidad de vida y de la sobrevida global; con aumento  en la morbimortalidad. El tratamiento debe ser integral, dividiéndose a los efectos prácticos en no farmacológico (sin medicación) y farmacológico (con medicación).
 
Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000431.htm

 

Por mayor información sobre este tratamiento consulte a su médico tratante.

 

 

Normativa Tratamiento Artritis Reumatoidea

La cobertura financiera del Fondo Nacional de Recursos para el tratamiento de la AR comprende el tratamiento con biológicos Anti – TNF (Adalimumab, Infliximab, Etanercept, Golimumab), inhibidores del receptor de la interleucina-6 (Tocilizumab), y Anti – CD20 (Rituximab).

Los Anti TNF son eficaces en el control de los síntomas, en el mejoramiento de la calidad de vida y en la disminución de la progresión de las lesiones estructurales. Los fármacos actualmente disponibles son: Adalimumab, Infliximab, Etanercept.

En el caso del Rituximab este será cubierto ante ausencia de respuesta, respuesta sub – óptima o intolerancia al uso de los Anti TNF y cuando se cumplan todos los  criterios que se detallan en la normativa. 

A efectos de autorizar la cobertura financiera, en todos los pacientes se tomará en cuenta en forma integral la edad, calidad de vida, la existencia de comorbilidades y el pronóstico, de tal manera que de la evaluación surja una expectativa de vida razonable.

Pueden existir situaciones clínicas, vinculadas a otras patologías en las cuales el uso de este tratamiento pueda ser planteado. Queda expresamente establecido que estas situaciones no están  contempladas en las indicaciones que cubrirá el Fondo Nacional de  Recursos.

Asimismo, la financiación se realizará teniendo en cuenta los criterios de exclusión e inclusión a los que puede acceder en forma detallada en esta normativa.

 

 

Riesgos del tratamiento propuesto con los medicamentos

 ADALIMUMAB
 

Los efectos adversos más frecuentes en el tratamiento con ADALIMUMAB son: Irritación en el sitio de  inyección que incluye eritema, prurito, sangrado, dolor, hinchazón. Dolor de cabeza. Rash. Pude incrementarse la enzima CPK. Infecciones respiratorias altas, sinusitis, bronquitis. Pueden aparecer  anticuerpos al adalimumab y anticuerpos antinucleares.
 

También aunque con menor frecuencia puede presentarse hipertensión, hiperlipidemias,  hipercolesterolemia, nauseas, dolor abdominal, infección urinaria. Incremento de la enzima hepática fosfatasa alcalina, dolor de espalda, sangre en la orina. Síntomas similares a la gripe.
 

Se han reportado casos de reacciones alérgicas severas, desordenes de la inmunidad, infecciones serias  como tuberculosis, infecciones por hongos, por otros gérmenes oportunistas, reactivación de Hepatitis B.
Se han reportado la aparición de algunos tipos de cáncer como ser linfomas, leucemia, cáncer de piel (no  melanoma) y aparición de psoriasis.
 
 
ETANERCEPT
 
Los efectos adversos más frecuentes en el tratamiento con ETANERCEPT son: dolor de cabeza, dolor  abdominal, vómitos, reacciones en el sitio de punción, infecciones del aparato respiratorio, rinitis,  infecciones varias, aumento de anticuerpos (ANA).
 
Menos frecuentemente pueden aparecer edema, vértigo, dispepsia, nauseas, debilidad, faringitis,  desordenes respiratorios, sinusitis, tos.
 
Más raramente se han reportado casos de: absceso, ganglios, reacciones alérgicas severas, perdida del  cabello, anemia, edema, pérdida de apetito, apendicitis, meningitis, bursitis, disminución de la irrigación  cerebral, dolor de pecho, inflamación de la vesícula, trastornos de la coagulación, trastornos del sistema  nervioso, trombosis, flebitis, depresión, diarrea, falta de aire, enrojecimiento de la piel, fatiga, fiebre,  enrojecimiento facial, síntomas de gripe, hemorragia digestiva, insuficiencia cardíaca, hepatitis,  hipertensión, hipotensión, infecciones serias por gérmenes oportunistas, enfermedad pulmonar, perforación  intestinal, dolor en las articulaciones, síndrome similar al lupus, afectación del riñón, úlcera en la boca ,  isquemia del corazón, infarto, inflamación ocular, neuritis del nervio óptico, disminución de glóbulos rojos,  blancos y plaquetas, inflamación del páncreas, parestesias, inflamación de los músculos, prurito, embolia  pulmonar, cálculos renales, sarcoidosis, convulsiones, derrame cerebral, nódulos subcutáneos, alteraciones  del gusto, síntomas de reacciones toxicas severas a nivel de piel, aumento de las enzimas hepáticas,  tuberculosis, infección urinaria, urticaria, vasculitis de piel, aumento de peso, sequedad de boca,  sequedad de ojos.
 
Se han reportado también la aparición de psoriasis, de infecciones por hongos invasivas, y la aparición de  algunos tipos de cáncer dentro de los que se incluyen, tumores de órganos sólidos, linfomas, leucemia,  cáncer de piel.
 
INFLIXIMAB
 
Los efectos adversos más importantes del tratamiento con INFLIXIMAB son: rreacciones durante la infusión  como ser dolor de cabeza, nauseas, dolor abdominal, fiebre, escalofríos, prurito, urticaria, dolor en el  pecho o presión o falta de aire. Infección respiratoria alta, sinusitis, tos, faringitis, bronquitis, infección  urinaria. Dolores en las articulaciones. Desarrollo de algunos tipos de anticuerpos, como ser anticuerpos  contra la propia medicación, anticuerpos antinucleares y anti DNA. Pueden verse aumentadas las enzimas  hepáticas, En pacientes con fístulas pueden desarrollarse abscesos. Pueden ocurrir también trastornos en el  ritmo cardiaco, taquicardia, bradicardia, hipertensión.
 
Se han reportado la aparición de incremento del riesgo en algunos tipos de cánceres: linfomas y  leucemia. Hay riesgo aumentado de aparición de psoriasis, de infecciones serias diseminadas, infecciones,  por hongos oportunistas y tuberculosis.
 
RITUXIMAB
 

Los efectos adversos más importantes del tratamiento con RITUXIMAB son: Fiebre, cefalea, dolor. Erupción  cutánea, prurito, angioedema. Linfopenia, neutropenia, trombocitopenia. Debilidad. Tos, rinitis. Infecciones,  sudores nocturnos. Relacionados con la administración: escalofríos, fiebre, mareos, hipertensión, mialgias,  náuseas, prurito, rash y vómitos