Día Mundial del Riñón

Este día es celebrado cada segundo jueves de marzo, y su objetivo es concientizar sobre la importancia de las intervenciones preventivas para evitar el inicio y la progresión de la enfermedad renal.

Para este 2020 la consigna es “Salud renal para todos. De la prevención a la detección, con acceso igualitario al cuidado de la salud”. La enfermedad renal es una enfermedad no transmisible (ENT) y actualmente afecta aproximadamente 850 millones de personas en todo el mundo. Uno de cada diez adultos padece enfermedad renal crónica (ERC).

En nuestro país, la asistencia nefrológica está disponible para toda la población, tanto en etapas iniciales como cuando la enfermedad renal ya está establecida. Se cumple en un sistema de referencia-contrarreferencia con los médicos de familia y otras especialidades.

En el año 2004 se creó, en Uruguay, el Programa de Salud Renal gracias al trabajo en conjunto de la Sociedad y la Cátedra de Nefrología y el Fondo Nacional de Recursos. Sus objetivos son el de promover la educación para la salud y los hábitos de vida saludables en la población en general y la integración de los cuidados de salud renal desde el Primer Nivel de Atención, así como en todas las estructuras de Atención Médica.
A su vez, buscan reconocer precozmente la ERC en las poblaciones de riesgo, optimizar el cuidado de los pacientes en todas las etapas de la enfermedad renal, entre otros. A través de este Programa, se consiguió la inclusión de la determinación de creatinina en el Carné de Salud laboral en las poblaciones de mayor riesgo: diabéticos e hipertensos, además del examen de orina que se realiza a toda la población.

Actualmente, el registro del Programa incluye a más de 23.000 pacientes con ERC, quienes son asistidos por equipos multidisciplinarios. En nuestro país, hay más de 3.000 personas que viven con diálisis crónica (hemodiálisis y diálisis peritoneal) y más de 1.500 que lo hacen gracias a un riñón trasplantado.

La promoción de estilos de vida saludable para toda la población, desde la infancia hasta la edad avanzada, y el control en salud realizado por los equipos del Primer Nivel de Atención, permiten disminuir la incidencia y detectar precozmente la enfermedad renal, contribuyendo así a una mejor evolución y mayor calidad de vida.

 


 

Les compartimos el video realizado para este año: