Tratamiento de Espasticidad y Distonías

Información Espasticidad y distonías

La distonía es un  trastorno del movimiento en el cual contracciones musculares sostenidas provocan movimientos repetitivos o posturas anormales. Estos movimientos, que son involuntarios y frecuentemente dolorosos, pueden afectar a un solo músculo o a un grupo de músculos.
Pueden afectar la cara provocando espasmos faciales, el cuello, generando movimientos de flexión, extensión o rotación de la cabeza u otros sectores del cuerpo.

Para la mayoría de las distonías focales, está aceptado como tratamiento de elección la inyección  de toxina botulínica, la cual produce un bloqueo de la actividad neuromuscular transitorio que dura entre 3 y 6 meses.
Al aplicar toxina botulínica en forma intramuscular, las contracciones  se reducen, sin que los efectos secundarios sean muy importantes.

La espasticidad es un aumento patológico del tono muscular producto de lesiones del sistema nerviosos central de diversa causa. La espasticidad puede conducir a posturas anormales, trastornos de la marcha, dolor y afecta la funcionalidad de las extremidades afectadas.

La aplicación de toxina botulínica en estos casos ha demostrado eficacia formando parte de un plan de rehabilitación física integral con objetivos funcionales definidos.
 

Por mayor información sobre este tratamiento consulte a su médico tratante.

Normativa tratamiento de la Espasticidad y distonías

 

El tratamiento con cobertura del Fondo Nacional de Recursos para distonías  focales y espasticidad es la toxina botulínica.
 
Existen otras patologías en las cuales se puede usar la Toxina botulínica; éstas no están contempladas dentro de las indicaciones que cubrirá el Fondo Nacional de  Recursos.
 
En todos los pacientes se tomará en cuenta además, una  valoración integral que incluya: edad, comorbilidades, calidad de vida, y pronóstico, de tal manera que de la evaluación surja una expectativa de vida razonable.
Las complicaciones o efectos colaterales derivadas del tratamiento deberán ser resueltas por la institución en la cual se asiste el paciente.
 
Asimismo, la financiación se realizará teniendo en cuenta los criterios de exclusión e inclusión a los que puede acceder en forma detallada en la normativa.

 
 

Riesgos del tratamiento propuesto con TOXINA BOTULINICA

 
Riesgos y posibles complicaciones del tratamiento propuesto con TOXINA BOTULINICA
 
Estos dependen del sitio de inyección e incluyen  irritación en el sitio de administración, sequedad de boca, mareos, somnolencia, fatiga, visión borrosa,  dolor de cabeza, debilidad muscular excesiva, disfagia, neumonía por aspiración, trastornos del habla, reacciones alérgicas.