Tratamiento Trasplante renal

Información Trasplante Renal

El trasplante renal es un tratamiento destinado a enfermos que presentan  insuficiencia renal crónica, y que consiste en implantar mediante una cirugía un riñón funcionante proveniente de un donante vivo o fallecido a fin de devolverle las funciones que ha perdido. 
 
Previamente al trasplante es necesario efectuar una serie de estudios para determinar la compatibilidad de los tejidos del donante con los tejidos del receptor. Estos estudios son realizados por el Instituto Nacional de Trasplantes quien es el organismo supervisor de la donación de órganos en el Uruguay y garantiza todos los procedimientos para la obtención y asignación de los mismos.
 
Los trasplantes de riñón ofrecen el mejor pronóstico para los pacientes con enfermedad renal en estado terminal, sin embargo, siempre existe la posibilidad de que el cuerpo rechace el nuevo riñón. 
 
El sistema inmunológico  identifica el riñón trasplantado como órgano extraño y trata de destruirlo. Esto se conoce como rechazo y puede ocurrir en forma aguda o  crónica. Con el fin de evitar este rechazo el paciente trasplantado requiere tratamiento de por vida con medicamentos que supriman la respuesta inmune (medicamentos inmunosupresores). La desventaja de estos medicamentos es que también reducen la capacidad natural del cuerpo para combatir diversas infecciones. 
 
El éxito de un trasplante de riñón depende fundamentalmente de la vitalidad del riñón a implantar,  de las condiciones de salud del paciente receptor, del control médico periódico  posterior y cumplimiento meticuloso del las indicaciones medicas y del  régimen de medicamentos.
 
La técnica quirúrgica más usada para el trasplante ubica el riñón del donante en la fosa ilíaca derecha (parte inferior derecha del abdomen). Esta zona tiene la ventaja de su fácil acceso, tiene grandes vasos a los que se unen la arteria y vena del injerto, la vejiga está próxima, por lo que el conducto (uréter) que lleva la orina desde el riñón trasplantado a la vejiga se puede unir a ésta sin dificultad. Además esta zona está protegida por los huesos de la pelvis sobre los que se acomoda el riñón.  Al fluir sangre a través del nuevo riñón, se producirá orina aunque no siempre es de inmediato. Los riñones propios del receptor se dejan en su sitio y sólo en casos muy concretos se extirpan.
 
Un 50 % de los Riñones Trasplantados se encuentran cumpliendo su función a los diez años del transplante. Una persona se puede trasplantar más de una vez a lo largo de su vida.

 

Por mayor información sobre este tratamiento consulte a su médico tratante.

 

Normativa para Tratamiento con Inmunosupresores (Tacrolimus - Everolimus)

 

 
Para el tratamiento inmunosupresor ambulatorio para pacientes trasplantados renales el Fondo Nacional de Recursos cubre los medicamentos Tacrolimus y Everolimus.
 
A efectos de autorizar la cobertura financiera, en todos los pacientes se tomará en cuenta en forma integral la edad, calidad de vida, la existencia de comorbilidades y el pronóstico. De tal manera que de la evaluación surja una expectativa de vida razonable.
 
Pueden existir situaciones clínicas, vinculadas a otras patologías en las cuales el uso de estos medicamentos puede estar planteado. Queda expresamente establecido que estas situaciones no están  contempladas en las indicaciones que cubrirá el Fondo Nacional de  Recursos.
 
En todos los casos el financiamiento de los tratamientos con determinado fármaco se realizará teniendo en cuenta los criterios de exclusión e inclusión a los que puede acceder en forma detallada en esta  normativa.