Gestión de calidad de agua para diálisis

Se publicó la Guía de gestión de calidad de agua para diálisis, este material sirve de consulta permanente para los centros de hemodiálisis, de material de estudio para los posgrados de nefrología, entre otros.

Según señala el prólogo de la publicación, la guía de gestión de calidad de agua para diálisis sintetiza el esfuerzo de muchas décadas de la comunidad, desde sus diferentes especificidades, dedicada a la asistencia del individuo con necesidad de sustitución de la función renal.

Sintetiza también una forma de trabajo que ha alentando la contribución de los distintos actores para conseguir un resultado común y mejorarlo, evitando las salidas fáciles, como la justificación de nuestras carencias o la complacencia ante los resultados comparativos. 

Esta síntesis reconoce el esfuerzo colectivo, pero no debe olvidar la contribución individual de múltiples actores que, con su estudio,  rigor científico y dedicación, permitieron avanzar en calidad en el tratamiento sustitutivo, cuando las incertidumbres eran muchas más y la tecnología disponible era menor. Tampoco debe dejar de reconocer el esfuerzo institucional, en este caso dirigido por el Fondo Nacional de Recursos para alentar con conductas proactivas la mejora continua de la calidad de la asistencia.

La mejora de los sistemas de producción de agua para diálisis tiene un efecto muy relevante, no sólo en la seguridad del paciente, sino también en la disminución del estímulo inflamatorio, por lo cual los avances necesariamente se deben de ir generalizando progresivamente.

Desde la primera hemodiálisis realizada en enero de 1958 en el Hospital de Clínicas, ha pasado mucho tiempo y un enorme esfuerzo de construcción colectiva.

Estas guías servirán de consulta permanente  para los centros de hemodiálisis, de material de estudio para los posgrados de nefrología y para la nueva especialidad de enfermería en nefrología y de punto de partida para resolver  los nuevos desafíos.

 

Acceder a la guía